Autoconsumo

La energía solar fotovoltaica se ha convertido en una de las fuentes de energía de más rápido crecimiento en todo el planeta. El descenso significativo de sus costes la han hecho cada vez más asequible para miles de propietarios. La energía solar y el autoconsumo son una gran inversión, sin embargo, encontrar una manera de hacer pequeños pagos para financiar la instalación de autoconsumo en vez de realizar un gran desembolso el primer día puede ayudar a que millones de personas puedan disfrutar de sus beneficios. 

¿Comprar o alquilar la instalación de autoconsumo?

A la hora de financiar nuestra instalación de placas solares para autoconsumo una de las principales cuestiones que debemos decidir es, ¿compro la instalación u opto por un alquiler? Al igual que sucede con una casa o un coche, ser propietario significa que controlas el sistema y todos los beneficios y gastos asociados a él. Con un alquiler o leasing, otra empresa es dueña de la instalación de autoconsumo solar y simplemente pagas un recargo por el derecho a usarlo. 

Vamos a usar la analogía de la compra de un coche para ayudar a explicarte los detalles de las diferentes opciones de financiación solar, empezando por la propiedad y luego por los contratos de alquiler.

Autoconsumo. Sé dueño de tu futuro energético

Ser el dueño siempre el la mejor opción a largo plazo. Tener la propiedad de la instalación de autoconsumo te permite obtener el máximo rendimiento de tus placas solares, y existen diferentes opciones de préstamos que te permiten ser el propietario sin tener que realizar un gran desembolso inicial.

Al igual que a la hora de comprar un coche y conducirlo durante 10 años, ser el propietario de la instalación maximiza el valor de las placas solares a lo largo del tiempo. La simple razón es que después de la compra inicial o el pago de la última cuota del préstamo, la electricidad producida por las placas es gratis

Otro beneficio adicional de ser el propietario, es poder disfrutar de los los incentivos que vienen con tu instalación de autoconsumo. Estos incluyen subvenciones a la compra, incentivos a nivel estatal, rebajas fiscales, etc. 

Como cualquier propietario de un coche pensarás, que la desventaja es que tienes que hacerte cargo del mantenimiento y las reparaciones. Los propietarios no tienen que preocuparse tanto por esto, debido a las excepcionales garantías de protección ofrecidas por los instaladores de placas solares y fabricantes de equipos.

Los paneles no tienen partes móviles, y están especialmente construidos para aguantar todo tipo de condiciones meteorológicas. Las empresas que fabrican e instalan estos equipos saben que sus productos van a funcionar durante mucho tiempo y pasan esos beneficios a los clientes. Generalmente, los instaladores de placas solares garantizan su mano de obra entre 5-10 años, lo que significa que tienes mucho tiempo para asegurarte de que todo funciona correctamente.

Los fabricantes de paneles solares ofrecen garantías que suelen ser de 20-25 años de duración. Los inversores por su parte, están garantizados entre 10 y 25 años. En conjunto, esta protección aporta a los clientes una garantía para que puedan confiar en que las reparaciones y el mantenimiento serán mínimos y su inversión, por tanto, estará protegida.

 

Paga por la energía que consumas

Los contratos de alquiler solar son una manera genial para que los propietarios simplemente paguen por la energía producida por los paneles fotovoltaicos, y no se preocupen por nada más. El contrato de alquiler solar generalmente tiene la forma de un contrato de arrendamiento (lease) o de compra de energía (PPA).




Un contrato de arrendamiento solar es similar a un contrato de arrendamiento de un coche, donde haces unos pagos fijos mensuales por un periodo de tiempo establecido a cambio del derecho a utilizar el coche. Un PPA solar es muy similar al contrato de arrendamiento, con la diferencia de que en vez de realizar un pago mensual fijo, ese pago varía cada mes según los kilómetros recorridos en coche. En ambos casos, la propiedad no te pertenece y al final del periodo de arrendamiento es necesario devolver el vehículo o comprarlo pagando el valor restante.

Cuando se trata de arrendamientos solares y PPAs solares, en ambos casos, estás alquilando los paneles solares y obteniendo el beneficio de la electricidad que producen. En un arrendamiento solar el pago es fijo, y en el PPA solar el pago fluctúa en función de cuánta electricidad se produjo. Al final del plazo, puedes renovar el acuerdo, comprar el sistema, o hacer que la empresa venga y quite los paneles del techo.

Aunque los acuerdos de alquiler solar pueden reducir la factura eléctrica a corto plazo, son más caros a largo plazo. Esto se debe a que, a diferencia de tener la propiedad, siempre tendrás que pagar una cuota mensual por la electricidad generada por los paneles y nunca podrás llegar a beneficiarte de la energía gratis producida por tu instalación fotovoltaica de autoconsumo comprado al contado o pagado con un préstamo. La situación es idéntica a la de los arrendamientos de automóviles, los primeros años un contrato de arrendamiento puede ser más barato que comprar un coche, pero al final termina siendo más caro.

Un segundo factor clave en los acuerdos de alquiler solar es que no puedes disfrutar de incentivos fiscales ni subvenciones ya que no eres el dueño de la instalación de autoconsumo.

Los contratos de alquiler solar, tienen el beneficio de eliminar cualquier preocupación asociada al mantenimiento y las reparaciones. Esta es una de las características importantes de los acuerdos de alquiler. 

¿Cuál es más adecuado para mí?

Al elegir el plan de financiación adecuado, lo primero que tienes que analizar es si existen subvenciones o incentivos que puedas solicitar. Si es así te recomendamos que compres la instalación de autoconsumo o la financies mediante un préstamo, dependiendo se si prefieres pagarlo todo al inicio o mediante pagos mensuales. Dado que los préstamos tienen intereses y honorarios asociados con ellos, el pago al contado siempre producirá los mejores resultados económicos.

¿Cómo puedo saber más?

El siguiente paso es ponerte en contacto con un experto para descubrir cuanto puedes ahorrar. Regístrate en nuestra plataforma para saber qué opción financiera te conviene más, ver presupuestos de autoconsumo de forma ordenada y toda la información necesaria de los diferentes instaladores. ¡Empieza a ahorrar hoy mismo!


  

       

Si te ha gustado esta publicación, compártelo en redes sociales y con tus conocidos y amigos.

Tambien te puede interesar