Estado de la Energía Fotovoltaica en la Unión Europea (2021)

Conoce la potencia que cada país de le UE tiene instalada en su territorio

Publicado el 21 Dec 2021. Leer este artículo te llevará menos de 7 minutos

Blog

Estado de la Energía Fotovoltaica en la Unión Europea (2021)

Uno de los clichés más habituales dentro del sector fotovoltaico es que “los paneles solares únicamente producen suficiente energía en climas muy cálidos”. No seremos nosotros quienes nieguen que una cantidad generosa de radiación solar ayuda a que las placas solares produzcan energía, pero como veremos a continuación, no es imprescindible vivir en Sevilla para poder pasarse al autoconsumo. Es más, veremos cómo los ciudadanos de Copenhague o Hamburgo ya se benefician de la energía de nuestra estrella más cercana.

 

¿Cuánta energía fotovoltaica se produce en la UE?

2050 es el objetivo que se ha marcado la Unión para generar un 55% de su electricidad a partir de fuentes renovables y convertirse en el primer continente neutro en emisiones. Abandonar la dependencia de los combustibles fósiles es un escenario ambicioso, y las energías limpias están llamadas a jugar un papel determinante. Si resides en España, a buen seguro sabrás que la electricidad que utilizamos en nuestros hogares es fruto de una mezcla de orígenes fósiles, nucleares y renovables, lo que ha disparado el precio del KWh desde este verano.

 

Según un estudio reciente de la rama europea de Solarpower el parque fotovoltaico instalado en la UE alcanza los 165 GW. En este informe podemos comprobar que las placas solares instaladas a lo largo y ancho de la Unión han conseguido generar nada menos que 39 teravatios a la hora (TWh) durante los meses de verano, lo que consituye el 10% de la energía producida en el Viejo Continente. Se trata de nuestra mejor marca hasta el momento, y representa un incremento del 40% respecto a los 28 TWh del verano de 2018. estas cifras nos acercan poco a poco al objetivo del 55%, pero siempre siendo moderadamente optimistas.

 

 

El efecto mariposa

Corría el 11 de marzo de 2011 y un terremoto de magnitud 9 en la escala Richter (que curiosamente significa “juez” en alemán) sacudió la prefectura de Fukushima, al norte de Tokyo. Este desastre natural provocó un vertido de agua contaminada sin precedentes y afectó gravemente a 12 de los 50 reactores nucleares existentes en Japón. La sociedad japonesa se vio afectada por un desastre medioambiental de proporciones épicas que provocaron un clamor anti-nuclear alrededor del planeta.

 

Mientras tanto, en la otra punta de Eurasia, el CDU de Angela Merkel se encontraba tramitando la extensión de la actividad de varias centrales nucleares en el país, siendo muchas de ellas una herencia ruinosa de los tiempos del Telón de Acero en la parte oriental del país.

 

El clamor popular despertado por el desastre de Fukushima, llevó al ejecutivo teutón a cerrar todas las centrales nucleares y evitar así que se produjera una catástrofe similar en suelo alemán. Pero esta clausura dejaba una cuestión en el aire: con una población que supera los 80 millones de habitantes, ¿cómo iban a satisfacer la demanda energética del país más industrializado de Europa?

 

Alemania, la locomotora europea

Pese a contar con una cantidad de horas de luz mucho menor que la de sus vecinos del Mediterráneo, Alemania ha apostado por la energía eólica, de la que es el mayor productor mundial (25% del total) y la fotovoltaica. Actualmente, el 17% de la electricidad generada en ese país es de origen solar, al mismo nivel que los Países Bajos; de entre sus vecinos del sur, sólo España (16%), Grecia e Italia superan el 13%.

 

El único apartado en el que Berlín no domina una clasificación europea es en el de capacidad instalada por habitante, donde sus vecinos occidentales, los Países Bajos, cuentan con 765W por ciudadano, medio centenar más que los germanos. Bélgica cierra el podio con algo menos de 600W, mientras que el resto de los 10 con mejor ratio no alcanzan los 500W por habitante, siendo Italia la que se encuentra en décima posición con 384W.

 

 

Alemania y España han vuelto a ser los principales mercados de energía solar en 2021, con 5,3 GW y 3,8 GW de nueva capacidad instalada, seguidas de Países Bajos (3,3 GW), Polonia (3,2 GW) y Francia (2,5 GW). Polonia suma 700 MW hasta los 3,2 GW. Francia pasó de 800 MW a unos 2,5 GW. Grecia y Dinamarca, por su parte, logran un aumento muy destacado con 1,6 y 1,2 GW respectivamente. Suecia, Hungría e Italia cierran el Top 10 de este año, que ve cómo Bélgica y Portugal, países que hasta ahora habían contribuido en gran medida al crecimiento del parque fotovoltaico europeo, se quedan fuera de esta clasificación.

 

El parque ha aumentado, pero ¿cubre las necesidades energéticas?

Está claro que hoy en día aún estamos lejos de alcanzar los objetivos planteados para el ecuador del S. XXI, pero España es un claro ejemplo de la factibilidad de esta meta. Si tomamos como referencia 2018, el último año del infame Impuesto al Sol que nos destronó del liderazgo mundial en la producción de energía fotovoltaica, la cuota de ésta respecto al total ha sido duplicada en sólo 3 años.

 

Vivimos una tormenta perfecta que mezcla una mayor concienciación por parte de la población y un conjunto de avances tecnológicos que permiten fabricar placas solares cada vez más eficientes, conectadas a inversores solares o potenciadores que minimizan la cantidad de electricidad que se pierde en la conversión de la corriente.

 

A todo esto hay que sumarle la coyuntura actual de estímulos económicos como el Plan de Recuperación y Resiliencia o los fondos Next Generation EU han propiciado que tanto los particulares como el sector privado o la propia administración se puedan beneficiar de ayudas para la instalación de placas solares. El autoconsumo colectivo ha sido el último en unirse, y son ya muchas comunidades de vecinos las que apuestan por la energía solar para impulsar la iluminación o el ascensor.

 

¿Llegaremos a tiempo para cumplir los acuerdos de París?

El mismo informe de SolarPower Europe que cifra en 165 GW la capacidad fotovoltaica instalada actualmente en la Unión Europea, realiza su previsión y proyectan 371,5 GW instalados en 2025 y 672 GW en 2030. Es decir, que nos quedaríamos a un 23% de alcanzar los 870 GW necesarios para alcanzar el primero de los hitos hacia la Europa neutra en emisiones. Queda por ver, no obstante, si se producen cambios en los gobiernos nacionales de la Unión que puedan favorecer políticas que impulsen y acerquen esta tecnología a todos los estamentos de la sociedad, como ha sucedido recientemente con la llegada de Los Verdes (Die Grünen), que han impulsado la previsión de instalación en Alemania hasta los 200 GW en 2030.

 

En SotySolar trabajamos a diario para acercarnos al cumplimiento de los acuerdos de París en 2030 y de la Unión Europea neutra en emisiones para 2050. Ponemos a disposición de nuestros clientes la mejor equipación a una relación calidad precio insuperable, contando siempre con instaladores certificados de las marcas líderes en calidad y eficiencia.

 

Si tú también quieres aportar tu granito de arena en esta transformación, no dudes en solicitar un estudio sin compromiso y nos pondremos en contacto contigo para contarte al detalle el proceso mediante el cual pasarás a contribuir a que hagamos de Europa el primer continente neutro en emisiones.


Se el primero en comentar este post.
Deja un comentario:

La información y el contenido más completo sobre el mundo del autoconsumo solar.

Únete a nuestra newsletter verde

Infórmate y entérate de las últimas novedades del autoconsumo solar

Únete

Cookies de SotySolar

Utilizamos cookies propias y de terceros para permitir su navegación, personalizar los contenidos, analizar el tráfico generado, y para el correcto funcionamiento de sus sesión, asimismo, recogemos sus datos de ubicación y características del dispositivo. Para obtener más información sobre las cookies consulte nuestra política de cookies.

Cookies necesarias

Son necesarias para el correcto funcionamiento de la web, para mantener su navegación, idioma, sesión y procesos de compra.

Cookies analíticas

Permiten seguir mejorando las funciones a través del análisis del tráfico del sitio web y sugerirle contenido personalizado.

Cookies marketing

Nos permiten mostrarle publicidad y otro contenido que creemos que es el más ajustado a sus intereses.