Autoconsumo Solar :: Todo lo que tienes que saber sobre el autoconsumo
Autoconsumo Solar
by Luis Enrique González de SotySolar, escrito en Autoconsumo el Aug 14, 2019

El autoconsumo energético se refiere a la capacidad de una familia o empresa para utilizar energía que ellos mismos producen sin depender de fuentes externas.


La energía más habitual para el autoconsumo es la energía solar, por ser gratis, por ser limpia y por la facilidad para la instalación de placas solares en tu tejado.


¿Es el autoconsumo para mí?

La llegada de nuevos modelos de autoconsumo, como la Suscripción Solar o el consumo comparido, ha hecho que todo el mundo pueda sumarse a la corriente del autoconsumo, que no deja de crecer en los últimos años, tanto en España como en el resto de Europa o Estados Unidos.

La posibilidad de utilizar tu propia energía, no sólo te hace más independiente de las grandes compañías eléctricas, sino que te permite ahorrar, sobre todo a largo plazo, y te mantiene al margen de subidas de la luz.



Lo único que necesitas es tener un lugar en tu vivienda o negocio donde instalar las placas solares (generalmente en el tejado), y buscar un instalador de confianza que te asesore en cuanto al tamaño de la instalación, cómo elegir los mejores materiales o aprovechar las subvenciones y ayudas existentes en cada localidad.

Existen dos tipos de instalaciones para el autoconsumo: las aisladas, totalemente desconectadas de la Red Eléctrica; y las conectadas a al red, que combinan el autoconsumo con el apoyo puntual de la Red Eléctrica. 

Instalación de autoconsumo aislada

Las instalaciones aisladas se encuentran conectadas con el interior de una red de consumo propia pero que no cuentan con conexión eléctrica física con la red de transporte o distribución. El almacenamiento de energía con baterías es imprescindible en este tipo de instalaciones, con el fin de garantizar un suministro eléctrico durante 24 horas.


Si quieres olvidarte de pagar más facturas de la luz o tu inmueble no tienen acceso a la red eléctrica, es la solución ideal. Las instalaciones aisladas de la red están compuestas por paneles solares, un regulador de carga, acumuladores o baterías e inversores.


¿Cómo calcular el tamaño de las baterías para autoconsumo?

Para dimensionar las baterías que necesitas debes tener en cuenta la profundidad de descarga máxima de la batería (para proteger la duración de la misma), el consumo eléctrico diario, la radiación solar disponible y el número de días de autonomía (4-6 días en viviendas aisladas).


En instalaciones fotovoltaicas se recomienda evitar descargas agresivas, más bien se busca que sean progresivas, para que el sistema dure y tenga un óptimo rendimiento. Aconsejamos contactar con un instalador solar cualificado para que realice un correcto dimensionamiento y así puedas sacar el máximo rendimiento de tu instalación.


Instalación de autoconsumo conectada a red

Son instalaciones que se encuentran conectadas con una red de consumo privada, pero también se encuentran conectadas con una conexión eléctrica física con la red de transporte o distribución, la Red Eléctrica de España. En esta modalidad también podemos distinguir 2 tipos de instalaciones:


Autoconsumo directo
Consumes directamente la energía que produce tu instalación de autoconsumo eléctrico. La energía que no consumas la viertes directamente a la red, y en el caso de necesitar más energía de la que produce tu instalación, la cogerías también de la red. Con esta modalidad puedes ahorrar hasta un 50% en tus facturas de la luz.


Autoconsumo con acumulación
Consumes directamente la energía que produce tu instalación de autoconsumo eléctrico, y la energía que no consumas la almacenarías en baterías para necesidades posteriores. De esta forma consumes mayor cantidad de energía solar que la procedente de la red eléctrica, y conseguir ahorros en la factura de la luz hasta de un 80%.

¿Por qué invertir en autoconsumo?

Con el continuo aumento del precio de la luz, muchas personas se plantean invertir en una instalación de placas solares para autoconsumo, con el fin de producir su propia energía verde y reducir su factura de la luz. 

Una instalación de autoconsumo fotovoltaico puede verse como un producto financiero en muchos aspectos, es capaz de generar rendimientos anuales que van desde el 10% a más del 50%. Se tarda una media de 4 a 10 años en amortizar la inversión. A partir de ese momento recibirá electricidad gratis durante el resto de los 25 años de vida útil de la instalación.

Algunas de las preguntas que debes hacerte para valorar la inversión pueden ser: ¿Pago mucho en mi factura de la luz?, ¿hay subvenciones disponibles en mi zona?, ¿cuánto me va a costar la instalación?, etc.

Excedente energético

En las instalaciones conectadas a red, puedes vender a tu comercializadora eléctrica el exceso de energía que produces y no consumes en tu casa o negocio. ¡Que te paguen por la energía que viertes a la red!


Podrás negociar con tu comercializadora el precio por kilovatio (kW), de la energía que viertes a la red, aunque suele estar en torno a los 0'05€/kW. Tienes que saber que este excedente tiene un límite, la comercializadora descontará en tu factura el valor de esta electricidad vertida a la red hasta el máximo de tu parte variable de la factura (70% aprox.).


Por eso es tan importante dimensionar correctamente tu instalación de autoconsumo, ya que tiene que tener el tamaño justo para cubrir tu consumo y verter el excedente justo para conseguir el máximo ahorro, ya que si es demasiado grande estarás regalando energía a la red y si es muy pequeña, no conseguirás cubrir tus gastos ni obtener la máxima rentabilidad.


¿Cómo legalizar mi instalación fotovoltaica de autoconsumo?

Ya sea una instalación conectada a la red o aislada, deberás legalizar tu nueva situación de autoconsumo tanto con tu comercializadora eléctrica como con tu ayuntamiento.

Lo primero que debemos tener en cuenta es que las instalaciones fotovoltaicas de autoconsumo conectadas a red están regulada por el Real Decreto 900/2015, mientras que las instalaciones fotovoltaicas de autoconsumo aisladas quedan fuera del ámbito de aplicación de este Real Decreto. Se debe tener en cuenta también que las instalaciones desconectadas de la red eléctrica mediante interruptores o equivalentes, ya que no se las considera instalaciones aisladas.


En general, el procedimiento a seguir es el siguiente:

  1. Estudio del caso particular y análisis de viabilidad
  2. Memoria técnica para instalaciones menores de 10 kW y Proyecto para las superiores.
  3. Licencia de obra y autorización municipal.
  4. Ejecución de la instalación.
  5. Acta de puesta en servicio, Boletín de la instalación.
  6. Solicitud de nueva conexión eléctrica a la empresa distribuidora.
  7. Registro administrativo.

A pesar de que este Real Decreto puede resultar confuso en un principio, después de un tiempo de aplicación, los procedimientos están claramente determinados y aunque no sean los más favorables para impulsar el autoconsumo, éste se abre paso a través de todas las dificultades que le surgen al paso. El compromiso de la sociedad con el medioambiente es imparable.


Para tu tranquilidad, SotySolar se encargará de todos los trámites necesarios para que tú sólo tengas que decidirte a dar el paso al autoconsumo sin problemas añadidos.


Autoconsumo industrial

Beneficios del autoconsumo en empresas

Las empresas se están dando cuenta de forma vertiginosa de los beneficios sociales y económicos que supone apostar por el autoconsumo industrial. El repunte de la economía unido a la mayor concienciación social respecto a las energías renovables hace que el autoconsumo industrial vuelva a estar en pleno auge en nuestro país.


La energía solar fotovoltaica es apta y viable para cualquier tipo de empresa o industria, si bien es cierto que para unas actividades puede tener muchos más beneficios que para otras. Las empresas que tengan su mayor gasto de energía durante las horas de sol pueden tener ahorros en la factura de la luz superiores al 50%.


Ya sea una instalación en una gran empresa, o en pymes, ganaderías, agricultura, colegios, etc., todas ellas presentan muchos beneficios.

  1. Ahorro en costes energéticos. La instalación de autoconsumo repercute en una significativa bajada de la factura de la luz.
  2. Aumento de la competitividad. La reducción de costes se traduce en la posibilidad de ofrecer precios más competitivos a los clientes.
  3. Reducción de emisiones de CO2. Generando tu propia energía verde contribuirás a reducir las emisiones de CO2 y frenar de esta manera el cambio climático.
  4. Compromiso con el medio ambiente. Apostar por la energía solar aumenta la responsabilidad social corporativa y mejora la imagen de marca.
  5. Diferenciación empresarial. Añade valor diferencial a tu empresa y llega a un mayor número de clientes con conciencia renovable.

Autoconsumir tu propia energía es, a día de hoy, la mejor manera de ahorra en la factura de la luz y reducir los costes fijos al tiempo que minimizamos las emisiones de CO2 de nuestra empresa, y por consiguiente renovamos la imagen corporativa.


Autoconsumo comuitario

Soluciones de autoconsumo en comunidades de vecinos

Las comunidades de propietarios se destapan como un sector clave para el desarrollo del autoconsumo en España, no en vano, encabezamos el ranking de países de la Unión Europea que indica el porcentaje de población residente en pisos con más del 65% de los españoles habitando en este tipo de construcción.


La solución que mayor aceptación está teniendo en la actualidad es la de instalar placas solares en la cubierta de los edificios, de manera que estas cubran las necesidades energéticas de las zonas comunes del edificio, tales como la iluminación, el funcionamiento del ascensor… Esto se puede materializar tanto con baterías como sin ellas, y con ahorros considerables en ambas modalidades.


Para comunidades que cuenten con piscina es sus instalaciones, una buena opción sería apostar por el bombeo solar para el mantenimiento de la misma, y de esta manera reducir la potencia eléctrica contratada por la comunidad junto con el ahorro en la factura de la luz que ello conlleva.


Financiación para el autoconsumo

La compra de una instalación fotovoltaica para el autoconsumo requiere un desembolso inicial importante, por lo que es habitual recurrir a fuentes de financiación bancarias o con la empresa instaladora. Al tratarse de energías renovables, las facilidades para la instalación se incrementan.


Hay que tener en cuenta que una instalación solar es un proyecto a largo plazo, ya que la vida útil de las placas solares se sitúa en torno a los 20-30 años, tiempo de sobra para ir pagando y recuperando la inversión poco a poco generando tu propia energía.


En el caso de SotySolar no sólo encontrarás mecanismos de financiación para la compra, sino que en el modelo de suscripción podrás reducir tu cuota firmando una permanencia de 12 años, o acceder a la compra de la instalación en cualquier momento amortizando las cuotas pagadas y el envejecimiento de la instalación.

Ahorra hasta un 60% en tu factura

Ahorrar es de sabios. Aprovechar la energía, también.
Se el primero en comentar este post