Energía solar térmica o fotovoltaica para el hogar

Publicado el 21 Apr 2021. Leer este artículo te llevará menos de 7 minutos

Blog > Energía solar

Energía solar térmica o fotovoltaica para el hogar

La energía solar es aquella que se obtiene a partir del aprovechamiento de la radiación electromagnética del sol. Es una fuente de energía limpia, renovable y fácil de obtener, por lo que  su desarrollo  e implantación de manera doméstica o industrial  está en continuo crecimiento.

 

El aprovechamiento de esta energía puede darse de dos maneras, transformándola en energía eléctrica o térmica, dependiendo del tipo de paneles que tengamos instalados.

 

A continuación haremos una comparación entre la energía solar térmica y fotovoltaica para conocer cada uno de estos dos procesos: cómo funcionan y cuál es su finalidad. También analizaremos las ventajas competitivas de una frente a la otra.

 

 

Energía solar térmica

Existen varios tipos, pero la utilizada en viviendas es la de bajas temperaturas, que consiste en la captación de energía solar radiante para transformarla en energía térmica, que se distribuye a través de un fluido que porta el calor.

 

La aplicación más popular de energía solar térmica es para el calentamiento del agua, calefacción  o climatización de piscinas. Normalmente, una instalación solar térmica cuenta con varios subsistemas:

 

  • Captación: son los colectores encargados de transformar la energía solar en térmica, existen de diferentes tipos pero los más populares son los planos convencionales, es decir, las placas solares térmicas.
  • Intercambio: transfiere la energía captada por el circuito primario al secundario compuesto por el acumulador.
  • Acumulación: es el sistema más importante del circuito secundario, almacena la energía en forma de agua caliente para su posterior utilización cuando haya demanda.
  • Apoyo: se encarga de garantizar el suministro de agua caliente sanitaria, cuando la energía solar no puede cubrir la totalidad de la demanda.
  • Regulación y control: vigila el correcto funcionamiento de toda la instalación, por medio de termostatos, sondas de temperatura y una centralita donde se coordina todo.
  • Transporte: es el encargado de hacer posible el intercambio energético entre las tuberías, válvulas y diferentes sistemas. 

 

 

Energía solar fotovoltaica

La energía solar captada es transformada en energía eléctrica de corriente directa (DC) a través de los paneles solares, posteriormente es enviada al inversor para ser transformada en corriente alterna (AC) para poder ser usada en el circuito eléctrico de la vivienda.

 

 

A continuación te explicamos cómo es todo el proceso y los elementos necesarios para el funcionamiento de la instalación. Para ello debemos diferenciar entre dos tipos de instalaciones, con conexión a la red eléctrica (on-grid) o sin conexión a la red (off-grid).

 

  • Módulo fotovoltaico (placas): cada uno de ellos están formados por un conjunto de células solares. Son unas  pequeñas placas que suelen estar hechas de silicio cristalino y que por su composición convierte la luz del sol en electricidad gracias al efecto fotoeléctrico.
  • Inversor: es el encargado de convertir la corriente continua o directa, proveniente de las placas solares, en corriente alterna, para poder ser consumida en la vivienda o volcada a la red eléctrica.
  • Contador bidireccional:  contabiliza, por un lado, la cantidad de electricidad que se toma de la red, como los contadores típicos que existen en todas las viviendas, y por otro, la energía sobrante que vertemos a la red. Por ejemplo, en la noche se tomará energía de la red, ya que las placas no producen; y por el día, en pleno rendimiento de la planta solar, se vierte a la red el excedente que no se está usando.

 

Si hablamos de una conexión aislada de la red eléctrica, intervienen otros elementos y varía el proceso.

 

  • Baterías: es el elemento clave de este tipo de instalaciones, ya que sin una buena batería el suministro de luz se podría ver comprometido en los momentos en que los paneles no pueden producir electricidad.
  • Controlador de carga: este es otro elemento imprescindible, puesto que garantiza que la batería no sufra sobrecargas. Con esto se optimiza la gestión de la energía que accede y que sale del equipo para el almacenamiento doméstico.

 

Energía solar térmica vs. fotovoltaica: ¿cuál es mejor?

Las instalaciones solares fotovoltaicas han desbancado a las térmicas en los últimos años como tecnología preferente para el autoconsumo a través de energía solar. Estas son algunas de las causas:

 

 

Instalación autoconsumo fotovoltaico - SotySolar

 

 

  • Mayor versatilidad: la tecnología fotovoltaica tiene la capacidad de lograr ahorros entre el 50% y el  100% de los consumos energéticos de una vivienda o negocio, algo que sencillamente no es posible mediante la instalación de placas térmicas. Esta cuestión ganará importancia con el paso del tiempo debido a la imparable electrificación de la economía a nivel global y al continuo aumento del precio de la electricidad.

 

 

  • Su precio es competitivo: desde 2010  los costes de la tecnología fotovoltaica se han visto reducidos en un 73%, según datos de la UNEF, tendencia que aún se ha mantenido en los últimos 2 años. Esto ha permitido a las instalaciones fotovoltaicas tener un tiempo de amortización de 6-8 años, similar al de las instalaciones térmicas y lograr ahorros anuales superiores.

 

 

  • Menores costes de mantenimiento: uno de los inconvenientes de la solar térmica es la necesidad de realizar labores de mantenimiento anuales en todos los elementos de la instalación para asegurar un correcto funcionamiento de la misma. En el caso de las instalaciones fotovoltaicas el mantenimiento es mucho más sencillo, simplemente se recomienda limpiar los paneles y revisar el sistema de monitorización, labores que puede hacer el propio usuario fácilmente sin ayuda de expertos.

 

 

  • Cambios legislativos: hasta el año 2015 las instalaciones fotovoltaicas de autoconsumo no estaban reguladas, lo cual las dejaba en un estado de alegalidad, situación que dificultó su implantación en EspañaA día de hoy existe un marco normativo favorable que ha permitido su rápido desarrollo, descubre cómo legalizar tu instalación fotovoltaica en nuestro blog.

 

 

  • Ayudas económicas: también ha ayudado la llegada de subvenciones y bonificaciones por parte de comunidades autónomas y ayuntamientos. Si bien no son imprescindibles para asegurar la rentabilidad de la inversión realizada, han impulsado indudablemente a la expansión de este tipo de instalaciones.

 

Placas híbridas

Por último, mencionar las placas híbridas, que son capaces de generar agua caliente y electricidad en un único equipo. El problema de estos paneles es que su coste es muy superior a la suma del coste de un panel fotovoltaico y un panel térmico convencionales, por lo que es una tecnología actualmente poco competitiva.

 

 

A pesar de esto, debido a que permiten optimizar en gran medida el espacio disponible, es una opción muy atractiva en el caso de instalaciones con grandes consumos y cubiertas limitadas, como es el caso de hoteles y clínicas por ejemplo.

 

 

 

Tanto la tecnología solar térmica como la fotovoltaica son una excelente alternativa para obtener energía limpia y ahorrar en la factura energética mensual. Esto depende lógicamente de cuales sean las necesidades a cubrir. 

 


Después de esta comparación entre energía solar térmica y fotovoltaica, ¿con cuál te quedas? Si tu elección es la energía fotovoltaica, en SotySolar contamos con un equipo de profesionales expertos en la instalación de paneles solares fotovoltaicos. El autoconsumo energético al alcance de tus manos.


Se el primero en comentar este post.
Deja un comentario:

Cookies de SotySolar

Utilizamos cookies propias y de terceros para permitir su navegación, personalizar los contenidos, analizar el tráfico generado, y para el correcto funcionamiento de sus sesión, asimismo, recogemos sus datos de ubicación y características del dispositivo. Para obtener más información sobre las cookies consulte nuestra política de cookies.

Cookies necesarias

Son necesarias para el correcto funcionamiento de la web, para mantener su navegación, idioma, sesión y procesos de compra.

Cookies analíticas

Permiten seguir mejorando las funciones a través del análisis del tráfico del sitio web y sugerirle contenido personalizado.

Cookies marketing

Nos permiten mostrarle publicidad y otro contenido que creemos que es el más ajustado a sus intereses.