¿Qué es el Autoconsumo? Tipos de instalaciones de autoconsumo ::

¿Qué es el Autoconsumo? Tipos de instalaciones de autoconsumo

¿Qué es el Autoconsumo? Tipos de instalaciones de autoconsumo
by Edgar Imaz de SotySolar, escrito en Autoconsumo el Mar 17, 2018

¿Qué es el autoconsumo?

El autoconsumo se define como el uso de energía generada por una instalación para el consumo propio, con el consecuente ahorro energético. En el caso de que sea una instalación de energía solar fotovoltaica, ésta generará directamente energía eléctrica a través de los paneles fotovoltaicos. 


Generar tu propia energía gracias a las placas solares no sólo ahorra energía proveniente de combustibles fósiles, sino que también te da la libertad que necesitas para adaptar tus consumos a los horarios que más te convengan o mantenerte al margen de las odiosas subidas del precio de la luz.


¿En qué consiste una instalación de placas solares para autoconsumo?

Una instalación de autoconsumo está formada por placas solares, cableado y un inversor solar . Los paneles solares son los que captan la luz solar y generan energía, el inversor fotovoltaico transforma la energía eléctrica continua en corriente alterna para que pueda ser utilizada en los equipos eléctricos de las viviendas y el cableado conecta los equipos fotovoltaicos.


En primer lugar debemos tener en cuenta que estas instalaciones se dividen en instalaciones fotovoltaicas de autoconsumo conectadas a la red o instalaciones aisladas. La principal diferencia es que en la instalación aislada necesitarás incorporar baterías a la instalación.


Instalación de autoconsumo aislada

Son instalaciones de placas solares que se encuentran conectadas con el interior de una red de consumo individual o compartida (vivienda, comunidad de vecinos, empresa), pero que no cuentan con una conexión eléctrica física con la red de transporte o distribución general.


Al no contar con el apoyo de la red eléctrica, el almacenamiento de energía con baterías es imprescindible en este tipo de instalaciones solares fotovoltaicas, con el fin de garantizar un suministro eléctrico durante las 24 horas del día.


Una instalación de autoconsumo fotovoltaico aislada suele encontrarse en regiones donde la red eléctrica no llega, por lo recóndito del lugar o por el elevado coste de llevarla hasta allí, como por ejemplo en zonas rurales con baja población y alejadas de grandes núcleos urbanos. Además, también se utilizan en señalización terrestre (alumbrado, señales de tráfico, semáforos) o en aplicaciones industriales como en torres de telecomunicación, entre otras.


Instalación de autoconsumo conectada a red

Son instalaciones de placas solares para autoconsumo que se encuentran conectadas con el interior de una red de consumo, pero también con la red de transporte o distribución generalista. De esta manera no dejas de tener un vínculo con la red habitual, pero sólo la usas en caso de que te quedes sin suministro de la red autónoma.


La acumulación o almacenamiento de energía no es imprescindible en este tipo de instalaciones de autoconsumo solar, ya que se recurre a la red eléctrica en los casos de baja generación de energía por parte de los paneles solares o un consumo excesivo. En algunos casos, se utilizan baterías para consumir mayor cantidad de energía propia pero no son imprescindibles.


Otra parte positiva de mantenerse conectado a la red general es que puedes obtener un descuento en tu factura vendiéndole a tu comercializadora eléctrica el excedente de energía que generas pero no gastas.


¿Cómo se conecta la instalación para poder utilizarla?

Sin entrar en detalles puramente técnicos y de la forma más sencilla posible, los paneles solares, como hemos dicho, necesitan de un inversor que convierta la energía eléctrica continua en corriente alterna para poder utilizarla. La salida del inversor se conecta con la entrada ICP (interruptor de control de potencia) de tu casa, para controlar el consumo propio y el externo.


En función de la energía que estés consumiendo se cogerá primero energía de la instalación de autoconsumo y luego la de la red, si fuera necesario.  Este tipo de funcionamiento se debe a que la vivienda siempre toma la energía del punto más cercano, en este caso las placas solares, y ,si se necesita más, de la red general. Este principio de funcionamiento evita los cortes eléctricos, ya que las dos generaciones trabajan en paralelo.


Autoconsumo en la vivienda

El formato más habitual para el autoconsumo es la instalación de placas solares en la vivienda particular. En SotySolar ya hemos hecho más de 1.000 por toda España y la previsión de crecimiento es exponencial. Especialmente por la llegada de un nuevo modelo, que es la suscripción, donde tú pones el tejado y nosotros las placas.


Con el modelo de suscripción podrás hacer uso de la energía solar sin tener que hacer una inversión importante. Sólo tendrás que pagar una cuota mensual adecuada a tu consumo y nosotros nos encargamos de todo, asesoramiento, instalación y mantenimiento gratuito.


Con la compra de las placas solares, por otro lado, no sólo aumentas el ahorro total a largo plazo y tu independencia energética, sino que aumentarás el valor del inmueble. Mientras que con la suscripción puedes comprar la instalación cuando quieras, darte de baja o rebajar la cuota mensual firmando una permanencia de 12 años.


Lo mismo pueden hacer las comunidades de vecinos y edificios, aunque en tal caso se necesita el acuerdo de todos o la mayoría de los propietarios, lo cual suele retrasar la decisión.


Empresas y autoconsumo

Para las empresas, la opción del autoconsumo depende mucho del tipo de negocio, pero sin duda ofrece un ahorro mucho mayor y una inversión en el futuro de gran valor. Es una forma estupenda de optimizar el espacio en caso de contar con grandes cubiertas y da acceso a interesantes incentivos económicos por el hecho de apostar por las energías renovables.


Legislación actual sobre autoconsumo en España

Esta modalidad está regulada por el Real Decreto 900/2015, normativa a través de la cual se regularizan las condiciones administrativas, eléctricas y económicas de las distintas modalidades de suministro de energía eléctrica y de producción.

Esta regulación se aplica a dos modalidades:


Modalidad 1

Se trata de una instalación de autoconsumo destinada al consumo propio, conectada en el interior del punto de suministro del consumidor, y que no esté dada de alta como instalación de producción en el Registro Administrativo de Instalaciones de Producción de Energía Eléctrica. Asimismo, este tipo de instalaciones fotovoltaicas también las podemos dividir en dos subtipos:

  • Subtipo 1A. Instalaciones fotovoltaicas de autoconsumo con potencia contratada no superior a 10kW.
  • Subtipo 1B. Instalaciones fotovoltaicas de autoconsumo con potencia contratada mayor de 10kW y no superior a 100kW.

Tienen una serie de requisitos comunes los 2 subtipos:

  • La suma de potencias instaladas de generación será igual o inferior a la potencia contratada por el consumidor.
  • El titular del punto de suministro será el mismo que el de todos los equipos de consumo e instalaciones de generación conectados a su red.
  • Las instalaciones de generación y el punto de suministro deberán cumplir los requisitos técnicos contenidos en la normativa del sector eléctrico y en la reglamentación de calidad y seguridad industrial que les resulte de aplicación.
Modalidad 2

Se trata de instalaciones solares de autoconsumo destinadas al consumo propio y que a su vez realizan venta a red del excedente de energía generada y que se encuentran inscritas en el Registro Administrativo de Instalaciones de Producción de Energía Eléctrica (RIPRE). En esta modalidad existirán dos sujetos, el consumidor y el productor.

En el caso de vertido de energía a red, sólo las instalaciones solares de autoconsumo de la modalidad tipo 2 pueden recibir una contraprestación por la energía generada.

En esta modalidad de autoconsumo también se permite la instalación de elementos de acumulación con baterías inteligentes. Siempre y cuando se disponga de las protecciones establecidas en la normativa de seguridad y calidad industrial que les aplique, y se encuentren instaladas de tal forma que compartan equipo de medida que registre la generación neta o la energía horaria consumida.


Ahorra hasta un 60% en tu factura

Ahorrar es de sabios. Aprovechar la energía, también.
Se el primero en comentar este post